Rostro mucho más joven gracias a los hilos tensores

A medida de que pasa el tiempo, la piel de las personas va envejeciendo de manera gradual, al igual que la tensión de cada fibra que le compone, con lo cual el cambio se va haciendo más notable cada día por la aparición de arrugas, líneas de expresión, e incluso con la caída de los parpados. Para ello se han desarrollado técnicas que atienden este tipo de necesidades, donde los hilos tensores hacen fuerte presencia y se abre paso entre las preferencias de las personas para llevar a cabo una decisión ente este tipo de técnicas de rejuvenecimiento.

El tratamiento de los hilos tensores se basa nada más y nada menos que en el estiramiento de las fibras de la piel, con lo cual esta recuperara en gran porcentaje su propiedad de tensión, otorgándole a las personas un efecto y apariencia más rejuvenecida y hermosa, dándole a la piel un efecto de vitalidad que se tiene cuando se es joven.

¿Cuál es el procedimiento?

Lo primero en realizarse es la postura de la anestesia, luego de que haya surtido el efecto de la misma, se inicia con el procedimiento, donde se empezara introducir la aguja de tamaño específico, en cada uno de los puntos previamente seleccionados y demarcados por el médico especialista, llevándolos hacia un punto pertinente para el estiramiento normal y que de un aspecto natural.

¿De qué están hechos los hilos tensores?

Estos hilos están perfectamente desarrollados con un material de polidioxanona, que es biocompatible y reabsorbible por el cuerpo de las personas. Son muy raras las ocasiones en la que el organismo rechaza la presencia de este tipo de material.

Beneficios de los hilos tensores

  • Rejuvenece notablemente el aspecto de las personas, desapareciendo de manera considerable las arrugas, líneas de expresión y pliegues que se crean con el paso de los años.
  • El tratamiento con los hilos tensores genera que el organismo poco a poco vaya recuperando su capacidad de producción de colágeno, que es importante para la piel, gracias a la estimulación.
  • Este método es perfectamente compatible y utilizado en casi todas las partes del cuerpo que le requieran, y que poco a poco van siendo afectadas con el paso del tiempo y el desgaste. Ejemplo de esto puede llegar a ser el cuello, pómulos y otras partes más.
  • Se trata de un procedimiento muy sencillo y que no genera dolor ni grandes cambios fuera de lo esperado. Ya que la mayor parte de estos métodos de rejuvenecimiento requieren de reposos post-tratamiento, es importante mencionar que la recuperación luego de haberse sometido a los hilos tensores es muy rápida.
  • Gracias a su compatibilidad, los hilos tensores son reabsorbidos por la piel, considerándolos como parte natural del cuerpo y dándole un aspecto sumamente natural.
  • La durabilidad de este procedimiento es bastante prolongado, por lo que pasara un buen tiempo antes de que el paciente deba someterse nuevamente a un procedimiento de este tipo.
  • No requiere de una hospitalización, pues una vez finalizado el proceso, se haya pasado el efecto de la anestesia y el doctor lo indique, el paciente podrá retirarse del centro asistencial bajo sus propios medios, sin inconveniente alguno.

Desventajas

Los efectos de este método no son permanentes, y aunque sus resultados pueden llegar a durar una buena cantidad de tiempo, será indispensable una nueva sesión una vez ya haya acabado la eficiencia de los hilos tensores usados anteriormente.

Se puede presentar el error humano, donde los hilos tensores no se encuentren perfectamente alineados, generando irregularidades poco comunes en las zonas tratadas, con lo cual se verán imperfecciones que afectara la apariencia de la persona.

Dada la calidad de los materiales implementados, puede ocurrir un infortunio como lo es la ruptura de uno de los hilos, que será claramente notado por las personas.

Como todo procedimiento quirúrgico, suelen presentarse heridas e inflamaciones que pasaran con el paso de unos pocos días.

Recomendaciones

Dadas las ventajas y las desventajas de este método de alta calidad, se deben seguir una serie de recomendaciones importantes para que la experiencia con este procedimiento sea lo más grata posible.

Antes de someterse a cualquier método como por ejemplo el de los hilos tensores, es importante asesorarse muy bien y elegir el mejor medico en dicha materia, para que el trabajo finalizado y los resultados sean los esperados y la búsqueda de una buena solución a este problema no se convierta en una mala decisión a largo plazo.

Ante cualquier anomalía o efecto fuera de lo esperado, como expresiones fuera de lo normal o ruptura de algún hilo, es importante no dejar pasar mucho tiempo para volver al doctor y que este se encargue de corregir los inconvenientes presentados.

Si se llegase a presentar el rechazo de los hilos o alguna reacción alérgica, lo más sensato sería solicitar el retiro inmediato del elemento y el tratamiento eficaz contra cualquier efecto de estos.

Durante la recuperación, es recomendable preguntarle al doctor si se pueden usar pomadas o sustancias para acelerar la disminución de la hinchazón y de las marcas dejadas por el procedimiento.

¿Cuándo pueden ser notorios los resultados?

A medida de que pasa el tiempo los resultados de dicho procedimiento pueden ser más notorios una vez hayan transcurrido unas 3 semanas. El tiempo de reabsorción del organismo puede llegar a ser de unos 6 meses, teniendo una duración optima de un aproximado de entre 12 a 18 meses, dependiendo de cada persona.

¿Cuántas sesiones se deben realizar?

La respuesta a esta incógnita va netamente ligada al tipo de hilo que se vayan a utilizar, pues en líneas generales la cantidad de sesiones se encuentra entre 1 y 6 veces.

¿Qué duración tienen?

Depende directamente con la piel de cada persona, pero puede llegar a durar un periodo de tiempo entre 3 y 5 años.

¿Hilos tensores solo en la zona facial?

No, este método también es utilizado de manera frecuente en el levantamiento de los glúteos, cuando las personas no desean someterse a cirugías ni otros procesos complicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *