¿Cuáles son las mejores técnicas de rejuvenecimiento facial?

Qué necesitas saber acerca del rejuvenecimiento facial

El envejecimiento progresivo de la cara y el cuello, es consecuencia del tiempo y obedece a las características de la piel de cada persona, y la interacción con factores externos. A través de los años se va produciendo la perdida de la definición y volumen muscular, apareciendo la flacidez y las arrugas.

El rejuvenecimiento facial consta de numerosas técnicas y tratamientos que se usan para mejorar esta condición, permitiendo al paciente lucir un rostro y cuello más joven, fresco, descansado y estéticamente más bonito.

Es importante tener presente que un buen tratamiento de rejuvenecimiento facial no solo busca el estiramiento simple de la piel, sino también la reafirmación de la estructura muscular de la cara y cuello para dar un sostén adecuado a la piel.

Técnicas más usadas de rejuvenecimiento facial

El rejuvenecimiento facial con cirugía

Es un procedimiento quirúrgico, de aproximadamente 3 a 5 horas de duración, que se realiza en el quirófano, con todos los recursos del mismo y con asistencia permanente de un equipo de profesionales capacitados.

Objetivos

  • Acabar con la flacidez y la piel que cuelga, reforzando los músculos que dan sostén a la piel.
  • Reducir las arrugas finas que se forman por todo el rostro y el cuello, estirando el excedente de piel.
  • Reconstruir volúmenes y áreas caídas, como las mejillas, parpados, pómulos y la mandíbula.
  • Reducir los tejidos excedentes de piel, grasa y músculo.
  • Minimizar los surcos faciales.
  • Reducir la papada y reafirmar el cuello.

Este procedimiento es doloroso, ocasiona inflamación y cicatrices que van minimizándose con el tiempo. Las cicatrices pueden ser muy discretas y en ocasiones difíciles de percibir, debido a su ubicación oculta, pero también va a depender de la experiencia y capacidad del médico cirujano. Además de las mencionadas cicatrices un temor que tiene el paciente frecuentemente es perder el aspecto natural de la expresión facial, Es recomendable estos procedimientos realizarlos con los mejores expertos y buscar un equilibrio entre la expectativa del paciente y lo que el cirujano ofrece.

El rejuvenecimiento facial sin cirugía

Se realiza mediante una serie de tratamientos faciales no invasivos, aplicados ambulatoriamente, por lo que permiten la inmediata incorporación del paciente a sus actividades.

Los tratamientos de rejuvenecimiento facial sin cirugía son ideales para personas con un grado de envejecimiento leve o moderado.

Entre estos tratamientos los más destacados son:

Toxina botulínica: Consiste en la aplicación de una proteína que ayuda a frenar los espasmos musculares, el mismo se infiltra en las líneas de expresión y arrugas, se rellenan al momento. Es un tratamiento ambulatorio, solo provoca una leve inflamación momentánea, no amerita anestesia.

Mesoplastia: Es un procedimiento médico integral, que combina diferentes técnicas que actúan a varios niveles, con la finalidad de reestructurar volúmenes musculares, tensar la piel y contrarrestar los signos visibles del envejecimiento.

Láser de CO2: Tratamiento que se lleva a cabo mediante la aplicación de minúsculos haces de láser de dióxido de carbono, que penetran en la piel como columnas térmicas y llegan a tratar la dermis profunda, consiguiendo el aumento en la producción de colágeno, provocando el aumento de la tensión en la piel y la reducción de arrugas finas.

Hilos tensores faciales: Tratamiento efectuado por medio de unos hilos muy finos hechos material que es reabsorbido por la piel, Los mismos se introducen en el rostro para crear una malla tensora que combate la flacidez y la piel descolgada. Este tratamiento es ambulatorio, rápido y eficaz. Además reactiva la producción de colágeno de manera natural.

Radiofrecuencia facial: Se realiza por medio de una máquina de radiofrecuencia, que incrementa la temperatura en las capas profundas de la piel, activando la producción natural de elastina y colágeno, mejorando evidentemente la textura del rostro.

Luz Pulsada Intensa (IPL): Con este tratamiento se eliminan efectivamente las huellas del paso de los años y factores externos como el sol, el estrés. La luz intensa pulsada (IPL) emite una banda ancha de luz que mejora la calidad de la piel a nivel general y estimula la formación de colágeno.

Peeling químico: Es un proceso que consiste en una exfoliación de la piel mediante el uso de agentes químicos y cáusticos, que eliminan la piel superficial donde se han formado las imperfecciones, dejando que surja una nueva piel, es útil para eliminar manchas, arrugas, cicatrices pequeñas entre otros problemas estéticos de la piel.

Bioestimulación con factores de crecimiento: Combate el envejecimiento añadiendo estimuladores de la elastina y de ácido hialurónico. Se realiza mediante la obtención y aplicación de plasma rico en factores de crecimiento obtenido de la sangre del mismo paciente. Promoviendo la recuperación cutánea facial, este tratamiento forma parte de la medicina regenerativa que se encuentra en pleno desarrollo y de la que se esperan grandes beneficios.

Foto-modulación: Se trata de una estimulación celular mediante la absorción de luz LED, con el fin de activar la regeneración celular, logrando minimizar las arrugas finas y la flacidez leve o moderada.

¿Cuáles son las características de los tratamientos faciales sin cirugía?

  • Son poco o nada invasivos.
  • La gran mayoría no involucra período de recuperación. Permitiendo que el paciente se reincorpore inmediatamente a sus actividades cotidianas.
  • Sus resultados son bastantes naturales.
  • Son tratamientos personalizados de acuerdo a las necesidades de cada caso.

¿Cuál es el mejor tratamiento?

No existe manera alguna de medir si uno es mejor que el otro, ya que todo depende de las necesidades y condiciones específicas de cada paciente.

Expertos en el tema de estética han demostrado que los mejores resultados de rejuvenecimiento facial bien sean con cirugía o sin ella, se obtienen cuando el tratamiento es totalmente personalizado y se combinan varias técnicas compatibles para tratar el caso. Esto se logra de la siguiente manera:

  • Es fundamental realizar un examen de la cara y la piel, antes de aplicar cualquier técnica de tratamiento.
  • Seleccionar un médico con un conocimiento profundo de la estructura facial, así como del proceso de envejecimiento y que además posea experiencia en la aplicación de técnicas de rejuvenecimiento.
  • El médico debe examinar a fondo el rostro, su movimiento natural, evolución y características.
  • El centro médico debe disponer de múltiples opciones terapéuticas con comprobados resultados satisfactorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *