Muelas del juicio: cuidados para después de la extracción

Por admin / hace 2 meses / 2 Comentarios ».

Las muelas de juicio son las últimas en erupcionar, dicen que las llaman muelas de juicio porque crecen en la etapa de la vida que las personas son más “juiciosas”.

Aparecen entre los 16 y 18 años aunque en algunos casos suelen retrasarse y aparecer en la dentadura a los 20 años o más (también las llaman terceros molares). Son muy conocidas por provocar intenso dolor y varias molestas. Estas son muy necesarias como todas las demás piezas dentales, sus características y su forma no son muy distintas a las demás, se diferencia solamente por ser las últimas en salir.

Las muelas de juicio son cuatro en la dentadura, se ubican justo al terminar en las esquinas de la boca. Las piezas dentales ya están acomodadas cuando estas aparecen, por eso las muelas no poseen el espacio necesario para ubicarse y crecen apiñadas.

En muchos casos sucede que la muela no crece correctamente y queda retenida o atrapada debajo de la encía, esto provoca inflamación y dolor muy intenso. A estas se le llama muelas del juicio impactadas o retenidas.

El crecimiento de las muelas del juicio

El crecimiento de estas muelas no siempre es doloroso y molesto, a muchas personas no les afecta para nada, pero la mayoría sufren de varios síntomas que son comunes.

Durante la etapa de crecimiento de éstas es recomendable que acudan al odontólogo para que lleve un control de crecimiento e indique si crecieron correctamente y no causan molestias o si es mejor extraerlas. Las molestias se producen porque las muelas del juicio intentan desplazar a las demás muelas para poder acomodarse. Por eso mismo es importante llevar un control de su crecimiento, por si se ve cualquier problema durante su desarrollo, acabar con el problema mediante su extracción y así evitar que arruine nuestra dentadura.

¿Cómo sé que me están saliendo las muelas del juicio?

Los síntomas comunes de la erupción de las muelas de juicio son:

En algunos casos también puede aparecer:

  • Fiebre debido a que se genero una infección
  • Bruxismo.
  • Enfermedades en las encías.
  • Ganglios.

En el caso del que el odontólogo haya decidido extraer la muela no tema, ya que la cirugía de extracción de muelas no es dolorosa porque es con anestesia.

La anestesia puede ser general o local para solo duerma la zona de la boca mientras que se realice la extracción. Si la muela se encuentra impactada la extraerán mediante una cirugía, el odontólogo realizará una incisión en el lugar de la encía donde se encuentra la muela. Retirarán un trozo de tejido para que la muela quede expuesta y pueda ser extraída.

Cuidados después de la extracción

Después de la extracción de las muelas del juicio se debe tener ciertos cuidados durante las dos primeras semanas.

  • No enjuague la boca: Evite enjuagar la boca con bicarbonato o sal durante las primeras horas de la extracción. Si se produce sangrado solo enjuague lo necesario para limpiar la boca. Si lo hace de manera excesiva no dejará que se forme el coagulo de sangre correctamente.
  • Si se producen hemorragias para calmarla debe colocar en la zona una gasa antiséptica y morderla durante 45 minutos. Cuando note que debe cambiar la gasa retírela con cuidado y coloque otra, así sucesivamente hasta que el sangrado disminuya.
  • Evite alimentos duros: La alimentación durante las primeras dos semanas debe ser de alimentos bien triturados, papilla y líquidos, además es recomendable beber mucho agua.

Después de la extracción de las muelas de juicio puede notar inflamación, dolor, molestias y hemorragias, pero estos síntomas se retirarán con el pasar de los días. Para disminuir la inflamación puede aplicar hielo sobre el rostro del lado donde fue extraída la muela o tomar infusiones de manzanilla.

Consulte urgente a su odontólogo si se producen intensas hemorragias, demasiada inflamación, fiebre alta y dolor muy intenso.

Cuando las muelas del juicio crecen de forma incorrecta y molestan en la dentadura, o cuando quedan atascadas debajo de la encía sin poder crecer, el odontólogo debe extraerlas.

Para quitar estas muelas del juicio, se realiza una cirugía que no es nada dolorosa porque el paciente se encuentra anestesiado durante el proceso.

No hay que preocuparse porque esta anestesia es más bien una sedación, donde el paciente puede estar dormido pero no necesitará grandes cuidados. También es posible que esté en un estado de semi inconsciencia, donde no notará absolutamente nada de dolor.

Quizás sea una de las cosas por las que más temen las personas que quieren quitarse las muelas del juicio, pero apenas hay que darle importancia a este asunto porque es algo seguro.

Anestesia general o local

Dependiendo de cada caso, se utiliza anestesia general o local para la extracción de las muelas del juicio. Por ejemplo, hay gente que sólo necesita extraer una sola muela, así que lo más recomendable es utilizar una anestesia local con tal de dormir una zona específica de la boca.

Existen otros casos en los que hay que extraer todas las muelas en una sola operación. En esta ocasión, la anestesia suele ser general (aunque más que anestesia se le podría llamar “sedación”). También es posible que el paciente sienta un especial miedo al dentista y a todo lo que conlleva el mundo de la odontología, y prefiera someterse a una anestesia general para pasar mejor el trago.

De todas formas, si necesitas extraer tus muelas del juicio, tu odontólogo podrá asesorarte con mayor exactitud qué tipo de anestesia va a requerir tu operación.

Cuidados para después de la extracción

Después de la cirugía y la extracción se debe saber cómo actuar para calmar los síntomas que se producen y tener ciertos cuidados para evitar más molestias, dolores e infecciones que agraven la situación.
Sangrado

Al terminar la extracción es muy común que se produzcan hemorragias leves durante las primeras 24 horas. Para disminuir la hemorragia debe morder una gasa antiséptica entre 30 y 45 minutos. Si el sangrado no remite, empape varias gasas antisépticas en agua bien fría, para que ejerza más presión y vuelva a colocarla en la zona donde fue extraída la muela. El agua fría y la presión ayudará a que la sangre se coagule más rápido.

Evite los malos hábitos

Después de la extracción no puede fumar tabaco ni beber alcohol durante las primeras 3 semanas. Tenga en cuenta que hasta que no termine de tomar los medicamentos recetados por el odontólogo para calmar el dolor y la inflamación no puede beber ni un sorbo de alcohol. Las sustancias tóxicas que contiene el humo del cigarrillo irritará y afectará a la cicatrización de la herida que se produjo por la extracción. Por lo menos evítelo durante las primeras 48 horas.

Hielo para la inflamación

Es muy común que se produzca una terrible inflamación el primer día. Esta intensidad durará hasta el tercer día y luego disminuirá naturalmente. Igualmente para reducirla más rápido aplique una bolsa llena de cubos de hielo sobre el lado del rostro donde fue extraída la muela. También puede beber infusión de manzanilla durante el día. Esta será muy efectiva ya que tiene propiedades antiinflamatorias.

Mantenga una buena higiene bucal

No puede enjuagar su boca durante las primeras 12 horas. Una vez pasado este periodo de tiempo, es necesario que lo haga para eliminar todas las bacterias y la sangre que se derramó. En un vaso de agua tibia coloque una cucharada sopera de sal gruesa y media de bicarbonato de sodio. Enjuague su boca y haga varios buches con esta mezcla tres veces al día durante 2 semanas.

Después del segundo día ya puede lavar sus dientes, hágalo con una pasta dental suave y un cepillo de cerdas bien suaves. Cepille muy despacio la zona donde se realizó la extracción y a su alrededor, para que no se acumule placa, residuos o bacterias, y para evitar el mal aliento. Si desea usar enjuague bucal mézclelo con agua las primeras semanas.

No utilice palillos o escarbadientes para higienizar su boca porque puede producir hemorragias intensas.

Dieta diaria

Debe comer alimentos muy bien triturados y hecho papillas. También debe evitar los alimentos sólidos y duros y los que poseen semillas y partículas pequeñas que puedan dirigirse a la operación.

Los alimentos líquidos y los caldos son ideales, la gelatina y el yogur también es importante que consuma después de la extracción, además debe tomar mucha agua durante el día.

Proteger el estómago

Es muy común que se produzcan nauseas y vómitos debido a que los remedios y la medicación pueden afectar al estomago. ara calmar estos síntomas puede beber un té con poca azúcar después de que se produzcan, o si lo prefiere puede tomarse un protector de estómago. En la farmacia pueden recetarle uno que se ajuste a sus necesidades.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *